Inicio > Entrenamiento > 7 Razones Para ¡Entrenar!

7 Razones Para ¡Entrenar!

¿Eres de los que se apunta al gimnasio para hacer solamente ejercicio cardiovascular? ¿No te convence entrar a esa sala donde están esas barras y mancuernas? ¿De verdad aún tenemos que ver esas diferencias en los centros deportivos?

En este artículo breve veremos 7 razones por las que deberías incluir el entrenamiento de fuerza en tu rutina habitual.

REFERENCIAS: al final del artículo.

1. Gana Confianza en Ti Mismo/a

El entrenamiento de fuerza mejora la confianza en ti mismo. El entrenamiento con pesas también puede reducir la ansiedad por otras circunstancias con las que debas convivir (estudios, trabajo, pareja, familia), aliviar la depresión y aumentar la felicidad. Aunque a veces puede ser difícil encontrar esa motivación para ir al gimnasio, los beneficios duran más que la lucha inicial por vencer ese primer periodo inicial.

¡Ánimo! Hay muchos beneficios que te esperan.

2. Te Haces Más Fuerte

El entrenamiento de fuerza, de forma innegable, aumenta la fuerza de tus músculos sin tener que aumentar significativamente el volumen o el tamaño de los mismos (esto es un proceso bastante más costoso de lo que mucha gente piensa), y, aunque no veas ese crecimiento muscular de un día para otro, te aseguro que el beneficio fisiológico está asegurado desde la primera sesión. Además, el entrenamiento hará que las tareas físicas diarias se hagan más fáciles. Con el paso del tiempo y la persistencia, te verás más fuerte en el espejo.

RECUERDA: el beneficio estético es una consecuencia inevitable de unos buenos hábitos y una adherencia real y duradera a un plan de ejercicios y de alimentación adaptado a tus necesidades y objetivos.

3. Reduce tu Grasa Corporal – Mejora tu Composición Corporal

El entrenamiento de fuerza es una herramienta que, de forma indiscutible, te ayuda a ‘quemar’ más calorías y, aunque sabemos que no son la única parte de la ecuación, son un factor a tener en cuenta.

Además, un programa de entrenamiento bien periodizado hará que no debas provocar ese déficit calórico solamente a través de la dieta, lo que siempre se hace más cuesta arriba.

4. Tu Cerebro, ¡También se Beneficia!

El entrenamiento de fuerza hace más que desarrollar tus músculos. El entrenamiento con cargas aumenta la producción de ciertas hormonas, incluyendo la hormona IGF-1, que ayuda a estimular las conexiones en el cerebro y mejorar la función cognitiva. En un estudio reciente, la fuerza medida de las piernas se relacionó positivamente con mentes más fuertes que son menos susceptibles a los efectos negativos del envejecimiento.

En pocas palabras: el entrenamiento de fuerza puede mejorar tu capacidad para cognitiva, lo que, medida que envejeces, cobra un valor incalculable.

5. Previene las Lesiones

El entrenamiento de fuerza (ya sea utilizando el peso corporal o con cargas libres) fortalece más que sólo los músculos, ya que también fortalece los huesos y tejidos conectivos. Esta fuerza y estabilidad añadida te ayudará a protegerte de posibles lesiones derivadas de la inactividad y manteniendo un cuerpo fuerte y autónomo en todas las etapas de la vida. También puede ayudar a reducir los síntomas de muchas afecciones como dolor de espalda, artritis, fibromialgia o dolor articular crónico.

6. Mejorar Tu Resistencia

Parece contrario a la intuición, pero se ha demostrado ampliamente que el entrenamiento de fuerza mejora la resistencia, la velocidad y la economía del funcionamiento de tu organismo (la cantidad de energía y esfuerzo que se necesita para hacer una determinada actividad). Un estudio reciente sugiere que el entrenamiento de fuerza mejora la economía más que un entrenamiento con cargas ligeras que no llegue a provocar un estimulo que, a su vez, provoque una supercompensación y una posterior adaptación en el tiempo, lo que conllevará a mejoras en el rendimiento.

Cuida la técnica y, aunque me da un poco de miedo decir esto, cuanto más pesado… MEJOR.

7. Lucha Contra el Envejecimiento

Los adultos inactivos pueden perder desde un 3 a 8 por ciento de su masa muscular por década.

IMPORTANTE: podrías lamentar mucho esta pérdida.

La debilidad muscular está relacionada con una mayor probabilidad de muerte por todas las causas. El entrenamiento de fuerza puede ayudar a combatir y revertir la pérdida de masa muscular. También puede fortalecer los huesos y ayudar a prevenir la osteoporosis, especialmente en mujeres posmenopáusicas.

ENTRENA, pero ENTRENA ¡toda la vida!

Conclusiones

  • Asegúrate de consultar con un profesional de la actividad física que pueda valorar tus capacidades antes de comenzar un programa de entrenamiento, especialmente si se es principiante o existe alguna patología previa que pueda limitar la actividad física por cualquier causa.
  • Es muy importante usar una técnica apropiada en cualquier momento. Para ello, un profesional debe evaluar tu capacidad de movimiento, palancas, descompensaciones, etc.
  • Buscar un compañero de entrenamiento puede ser una buena estrategia para mejorar la adherencia a largo plazo.
  • Acudir a un centro deportivo o lugar de entrenamiento que esté cerca de casa puede también mejorar la adherencia al posibilitar un acceso fácil al lugar de entreno.
  • Rodearte de personas que compartan tus mismos objetivos también puede ser de ayuda.

Y RECUERDA: El entrenamiento NO ES UNA ALTERNATIVA, es una OBLIGACIÓN que tu ‘YO’ del futuro agradecerá.

Referencias:

About Darío Santana

Director Fisicología Online

Quizás Te Interese

¿Qué Hora es Mejor para Entrenar?

Cuando se trata de cuestiones de programación meticulosas, existe una muy común: ¿Qué hora del …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *