This search form (with id 1) does not exist!

¿Puede Demasiada Proteína Causar Daño Renal?

Es fácil escuchar afirmaciones de que demasiadas proteínas dañan nuestros riñones, sin embargo, muchas personas sostienen la afirmación contraria y nos dicen que una mayor ingesta de proteínas es beneficiosa.

Existen muchos mitos y controversias en el campo de la nutrición y, a menudo, dependen de una interpretación personal de los estudios observacionales.

En este artículo, examinaremos si las dietas ricas en proteínas son seguras observando la evidencia disponible.

El objetivo es aclarar las cosas y responder a la pregunta: ¿son malas para los riñones las dietas ricas en proteínas?

Y para empezar… ¿Qué Hacen las Proteínas?

En primer lugar, la proteína es un macronutriente esencial, y nuestra salud se vería perjudicada rápidamente sin ella.

Es responsable del crecimiento y reparación de las células, y nuestros músculos, cabello y piel dependen de ello.

Aquí tenemos algunos de los papeles principales de las proteínas en nuestro organismo (1);

  • Responsable del crecimiento y reparación de cada célula de nuestro cuerpo.
  • Construye y repara el tejido muscular.
  • Participa en muchos procesos biológicos, como la producción de hormonas y enzimas, y desempeña un papel en la respuesta inmunitaria.
  • Juega un papel importante en la salud de nuestros huesos, cabello, músculos, uñas y piel.

Y ahora… ¿Qué Alimentos son Ricos en Proteínas?

A excepción de las grasas y azúcares aislados, casi todos los alimentos contienen proteínas. Entre ellos, los de mayor densidad proteica son predominantemente alimentos de origen animal.

Mientras que los alimentos de origen animal tienden a ser las mejores fuentes (más biodisponibles) de proteínas, algunos alimentos de origen vegetal también pueden ser ricos en este macronutriente (2).

Los siguientes alimentos son las fuentes más concentradas de proteína alimentaria:

  • Judías
  • Lácteos
  • Huevos
  • Pescados
  • Lentejas
  • Carnes
  • Aves de Corral
  • Semillas
  • Derivados de la soja (por ejemplo, el tofu)

[box type=”info” align=”aligncenter” class=”” width=””]La proteína tiene muchos roles biológicos importantes en nuestro cuerpo, y es esencial para nuestra salud en general.[/box]

¿Existe una Cantidad Máxima ‘Absorbible’ de Proteína en una Comida?

Puedes escuchar afirmaciones de que hay una cantidad máxima de proteína que nuestro cuerpo puede asimilar, distribuir o absorber a la vez.

Sin embargo, esto no es estrictamente cierto.

En realidad, ningún límite universal determina la cantidad exacta de proteína que cada uno puede digerir.

En otras palabras, 30 gramos de proteína en una comida no es el “límite”.

Mientras que la tasa de síntesis de proteínas musculares está en su punto más alto en los primeros 20-25 gramos de proteína en una comida, podemos utilizar más (3).

3. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23459753

Pero… ¿Cuánto Más?

Bueno, la evidencia sobre eso no está del todo clara en este momento, pero sabemos que el llamado ‘techo de proteínas’ es más alto de lo que se creía anteriormente.

Un estudio en particular que muestra evidencia de esto fue un estudio aleatorio que investigó el efecto de una ingesta de proteínas de 40 gramos versus una ingesta de proteínas de 70 gramos sobre la síntesis de proteínas en participantes humanos.

En este estudio en particular, la porción de 70 gramos de proteína condujo a una respuesta anabólica significativamente mayor.

Además, todos los participantes tuvieron concentraciones de aminoácidos en plasma más altas que aquellos que consumieron la porción de 40 gramos (4).

[box type=”info” align=”aligncenter” class=”” width=””]La cantidad de proteína que podemos utilizar en una comida no está grabada en piedra, y es más alta de lo que se cree comúnmente. Es un mito que nuestro cuerpo no puede absorber más de 30-40 gramos de proteína a la vez.[/box]

¿Cuánta Proteína Es “Demasiada” para la Salud General?

Si comemos demasiadas proteínas, cualquiera que sea esa cantidad para cada individuo, entonces ¿tendremos problemas?

En primer lugar, hay asociaciones entre un alto consumo de proteínas y problemas de salud en algunos estudios (5, 6).

Pero también hay asociaciones con una mejor salud en otros estudios también… (7, 8).

Es importante destacar que la correlación no es igual a la causalidad, y estos estudios observacionales no controlan las variables de confusión.

En otras palabras, es difícil determinar si fueron las proteínas (o las porciones secundarias de papas fritas y refrescos que muchos comen) las que causaron los problemas.

Por ejemplo, alguien que come más hamburguesas de comida rápida probablemente estaría comiendo más proteínas. Pero, ¿significaría eso que es el contenido proteínico el que está causando el daño?

Poco probable.

Uno de los documentos de investigación más exhaustivos sobre el tema es una revisión sistemática de 64 estudios anteriores que superaron los controles de calidad. Este artículo en particular encontró que los vínculos entre una dieta alta en proteínas y el cáncer, los problemas cardiovasculares y la mortalidad por todas las causas no son concluyentes (9).

Sin embargo, el hecho de que no podamos probar que un alto consumo de proteínas causa problemas no significa que debamos consumir cantidades ‘ad libitum’ de proteínas.

En una cierta etapa, la relación entre la ingesta y los beneficios disminuirá, y comer más simplemente se convertirá en algo contraintuitivo. La cantidad a la cual esto ocurriría probablemente depende de una combinación de dieta general, estilo de vida y niveles de actividad física.

[box type=”info” align=”aligncenter” class=”” width=””]No hay evidencia clara de que un alto consumo de proteínas cause problemas de salud a largo plazo.[/box]

¿Demasiada Proteína Daña los Riñones?

Muchas personas aseguran (profesionales sanitarios incluídos) que una dieta alta en proteínas es nociva para los riñones y que puede causar daño renal con el tiempo.

Esta creencia proviene principalmente de la interacción y relación entre la proteína y los riñones, en cuanto a los productos de desecho de esa proteína y el filtro renal.

A medida que nuestro cuerpo metaboliza las proteínas, el proceso genera varios productos de desecho nitrogenado como urea, ácido úrico, creatinina y ácido hipúrico (10).

Estos productos de desecho necesitan ser filtrados para su posterior excreción, y esta responsabilidad pertenece a nuestros riñones.

Esta tarea requiere mucho trabajo, lo que es algo bastante normal para los riñones, quienes reciben y procesan aproximadamente 1,2 litros de sangre por minuto. Esta cantidad representa alrededor del 25% de todo el gasto cardiaco, lo que demuestra la importancia de éste órgano (11).

Si los productos de desecho se acumulan en nuestro cuerpo, se vuelven tóxicos, por lo que los riñones juegan un papel crucial en la eliminación de estos productos.

Como resultado, muchas personas asumen que una mayor ingesta de proteínas lleva a una mayor carga de trabajo renal, y la demanda adicional causa tensión renal y, a la larga, problemas.

Entonces, ¿Pueden las Dietas Altas en Proteínas Causar Daño Renal?

No según las pruebas actuales.

Aunque se teorizó que el consumo alto de proteínas a largo plazo causaría efectos secundarios, los ensayos clínicos en participantes humanos no apoyan esta hipótesis.

En los últimos años, ha habido varios estudios que han investigado este tema, y todos ellos no muestran ninguna relación entre la ingesta de proteínas y los marcadores adversos de la salud renal.

Sin embargo, y en contra de lo que se pudiera pensar, algunos estudios sugieren que mantener el consumo de proteínas a un nivel moderado puede ayudar a las personas con enfermedad renal preexistente (12, 13).

Estudios sobre la Alta Ingesta de Proteínas y la Salud Renal

 


A continuación se examinan cuatro ensayos controlados aleatorios y revisiones sistemáticas pertinentes.

En cada uno de estos documentos, los investigadores trataron de establecer si demasiada proteína en la dieta puede dañar los riñones y qué riesgos pueden tener las dietas ricas en proteínas.

1. Una dieta rica en proteínas no tiene efectos nocivos: un estudio cruzado de un año en hombres entrenados con entrenamiento de fuerza (2016)

En este estudio controlado aleatorizado, José Antonio de la Sociedad Internacional de Nutrición Deportiva (ISSN) llevó a cabo una investigación sobre los daños potenciales de una dieta alta en proteínas en individuos entrenados con entrenamiento de fuerza (14).

El estudio duró 12 meses en total, y los participantes consumieron entre 2.51 y 3.32 gramos de proteína por kilogramo de peso corporal todos los días.

En particular, este nivel de ingesta de proteínas es entre 3 y 4 veces superior a la dosis diaria recomendada (RDA) de las actuales directrices alimentarias (15).

Durante el período de 12 meses, los participantes visitaron un laboratorio cinco veces para realizar pruebas exhaustivas.

Los resultados no mostraron efectos negativos y no hubo cambios adversos en la función renal u otros marcadores de salud.

[box type=”info” align=”aligncenter” class=”” width=””]Una ingesta de proteínas 3-4 veces mayor que la RDA no causa daño o cambios adversos en los marcadores de salud durante 12 meses.[/box]

2. Una mayor ingesta de proteínas no se asocia con una disminución de la función renal en adultos mayores prediabéticos después de una intervención de un año (2018)

En este estudio, 355 hombres y mujeres prediabéticos se dividieron en dos sistemas dietéticos diferentes (16)

  • Una dieta moderada en proteínas: 15% de la ingesta total.
  • Una dieta rica en proteínas: 25% de la ingesta total.
  • La dieta más alta en proteínas resultó en 1.6 gramos de proteína por kilogramo de peso corporal.

A lo largo del estudio, las pruebas de laboratorio demostraron que el aumento de la urea en suero y la excreción de urea eran consistentes con el aumento de la ingesta de proteínas.

Después de un período de 12 meses, no hubo indicaciones de que los participantes con dietas más altas en proteínas hubieran experimentado efectos adversos sobre la función renal.

De manera interesante, incluso hubo una leve indicación de mejoría en la función renal con el aumento de la ingesta de proteínas.

En resumen, el estudio no encontró efectos perjudiciales de una dieta rica en proteínas sobre la salud renal ni cambios negativos en los marcadores de salud.

[box type=”info” align=”aligncenter” class=”” width=””]No hubo diferencias entre una ingesta diaria moderada y alta de proteínas en cuanto a la función renal.[/box]

3. Efectos sobre la salud de la ingesta de proteínas en adultos sanos: revisión bibliográfica sistemática (2013)

Esta revisión sistemática analizó la literatura existente sobre la ingesta de proteínas y una variedad de diferentes condiciones de salud (9).

Con respecto a la salud renal, la revisión encontró que no hay pruebas concluyentes de que una mayor ingesta de proteínas pueda afectar la función renal.

Entre los puntos destacados de este estudio se encuentran las conclusiones de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA).

Esta organización de seguridad alimentaria publicó sus hallazgos sobre la ingesta de proteínas y la salud renal en 2012. La EFSA consideró que no hay pruebas suficientes disponibles para justificar un nivel superior de ingesta de proteínas para una función renal óptima.

En el lado negativo, esta revisión sistemática encontró una asociación entre la disminución de la función renal y la ingesta alta de proteínas en personas con enfermedad renal.

En general, la posición del estudio es que no hay evidencia concluyente que sugiera que las dietas altas en proteínas causen daño.

Sin embargo, los investigadores sí enfatizan que no pueden descartar que el consumo alto de proteínas afecte la función renal a largo plazo, ya que esta investigación aún no existe.

[box type=”info” align=”aligncenter” class=”” width=””]Una revisión sistemática extensa encontró pruebas insuficientes para sugerir que las dietas ricas en proteínas dañan la función renal.[/box]

4. Función renal después de la pérdida de peso a largo plazo en individuos con obesidad abdominal en una dieta muy baja en carbohidratos versus una dieta alta en carbohidratos (2010)

Este estudio controlado aleatorio investigó si las dietas bajas en carbohidratos (y altas en proteínas) tienen algún riesgo para la función renal (17).

68 participantes fueron divididos igualmente en dos grupos, y fueron puestos en una de éstas dos dietas;

  • Dieta 1: Muy bajo contenido de carbohidratos (VLC) (4% de carbohidratos, 35% de proteínas, 61% de grasas)
  • Dieta 2: Dieta alta en carbohidratos (46% de carbohidratos, 24% de proteína, 30% de grasas)

Como se muestra, ambas dietas contenían una cantidad respetable de proteínas, pero la dieta VLC proporcionó significativamente más que las recomendaciones actuales al 35% de la ingesta total.

Se tomaron marcadores de salud completos para la salud renal antes y después del estudio.

Después de un período de 12 meses, no hubo cambios en ninguno de los grupos a la creatinina sérica o a la tasa de filtración glomerular (marcadores de la salud renal).

En resumen, este estudio mostró que las dietas muy altas en proteínas no afectan adversamente la salud renal en individuos con obesidad abdominal.

En comparación con dietas más altas en carbohidratos, no hay ningún efecto adverso de las dietas bajas en carbohidratos y altas en proteínas.

[box type=”info” align=”aligncenter” class=”” width=””]La ingesta diaria de proteínas al 35% de las calorías, durante un período de un año, no tuvo un impacto negativo en la salud renal.[/box]

Ahora bien… ¿Cuántos Gramos de Proteína al Día es Demasiado?

Si hay un nivel de ingesta de proteínas que es excesivo y dañino para la salud del riñón, actualmente no tenemos evidencia para mostrar lo que esta cifra podría ser.

En otras palabras, actualmente no existe ninguna definición de “demasiada proteína” con respecto al impacto negativo de la función renal.

Los estudios demuestran que la ingesta de proteínas de hasta el 35% de la ingesta total de energía no tiene efectos adversos en las personas con riñones sanos.

Desde individuos entrenados hasta prediabéticos, personas con obesidad abdominal y adultos sanos promedio, no se encontró ningún daño al aumentar el consumo de proteínas.

Por supuesto, debemos seguir siendo sensatos, y no debemos incluir proteínas sin ningún tipo de control. Pero en general, los datos sugieren que no hay, de momento, datos para tener una preocupación real acerca de este hecho.

[box type=”info” align=”aligncenter” class=”” width=””]Una amplia gama de datos sugiere que un mayor consumo de proteínas no daña nuestros riñones. Además, en la actualidad no existen pruebas de un límite superior “seguro” con respecto a la salud renal.[/box]

¿Una Dieta Rica en Proteínas Tiene Algún Beneficio?

En lugar de centrarse en los daños potenciales (no evidentes) de una ingesta alta de proteínas, vale la pena considerar también los beneficios para la salud.

Existen pruebas de que un mayor consumo de proteínas puede tener una serie de efectos positivos.

Aquí están tres de los más importantes:

[box type=”info” align=”aligncenter” class=”” width=””]La proteína tiene numerosos beneficios para la salud.[/box]

Conclusiones

  • ¿Demasiadas proteínas pueden ser dañinas para la salud de los riñones?
  • En este momento, no tenemos evidencia sustancial de ensayos clínicos para apoyar que una ingesta diaria moderada de proteínas sea potencialmente nociva para la salud renal.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *